EL CÓNDOR DE LOS ANDES: TREINTA AÑOS DE CONSERVACION

El siete de junio de 1989 fueron liberados en el Parque Nacional Natural Chingaza cinco machos juveniles de cóndor andino provenientes del Zoológico de San Diego siendo éstos los primeros ejemplares nacidos en cautiverio reintroducidos en Colombia (ver fotografía).

Ya son treinta años desde que La Sociedad Zoológica de San Diego en California firmó un acuerdo con la División de Fauna Terrestre del INDERENA para iniciar un proceso de repoblación y conservación del cóndor andino en el país, mediante la liberación y seguimiento de ejemplares por radio telemetría

Desde el establecimiento de los primeros núcleos de repoblación en los páramos de Chingaza, Puracé y Chiles (1989 – 1995), siguiendo después con la implementación de un nuevo núcleo en el Parque Nacional Natural Los Nevados (1996 – 1999) y luego de dos intentos infructuosos en los páramos de Belmira (Antioquia) y San Cayetano (Boyacá) (2000 – 2002), hasta los últimos esfuerzos de repoblación en el páramo de Siscunsí y la Sierra Nevada de Güicán en Boyacá (2004 – 2013), muchas entidades se han vinculado en el proceso que busca la recuperación y conservación de la especie en los Andes colombianos.

Durante el período 1989 – 2013 fueron liberados 69 ejemplares de cóndor andino (33 hembras y 36 machos), lo cual permitió contribuir en la recuperación de la especie, mejorar el conocimiento de su bio-ecología y vincular en su protección a las comunidades indígenas y campesinas que comparten su territorio.

En este proceso han participado muchas entidades extranjeras, nacionales, regionales y locales como The Zoological Society of San Diego, el U.S. Fish and Wildlife Service, el INDERENA, la Fundación RenaSer, CAR-Cundinamarca, CORPOCESAR, CRC-Cauca, CORPOCALDAS, CORANTIOQUIA, CORPOCHIVOR, CORPOGUAVIO, CORPONOR, CAS-Santander, CORPOGUAJIRA, CORPOBOYACÁ, Gobernación de Boyacá, Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Fundación Bioandina, Fundetrópico, Fundación Neotropical y el Parque Jaime Duque, entre otras.

La Fundación Neotropical ha sido fundamental en el desarrollo del programa desde 2007 cuando asumió el liderazgo del proceso de repoblación y seguimiento de la especie en Boyacá, la conformación de una red de guardacóndores comunitarios y el ensayo de técnicas de telemetría satelital para seguimiento de los ejemplares.

Dicho esfuerzo se ha consolidado con los recientes trabajos de la fundación en el páramo del Almorzadero en Santander, incluyendo la investigación sobre el estado actual de las poblaciones naturales de la especie en el sector, la educación ambiental y el trabajo con las comunidades locales que permitan avanzar en el conocimiento y manejo de la especie.

Como parte de este proceso, recientemente se logró la recuperación de Ilika y Dasan, dos cóndores silvestres que habían sido víctimas de intoxicación en el páramo del Almorzadero, para su posterior marcaje, liberación y seguimiento por telemetría satelital. Los registros obtenidos hasta ahora muestran la gran capacidad de desplazamiento de los cóndores y a la vez aportan información relevante para el mejor conocimiento de la especie en su hábitat natural, lo cual permitirá en el futuro diseñar y aplicar estrategias de manejo y conservación, más adecuadas y eficientes.

Tres décadas de encomiables esfuerzos de muchas instituciones, comunidades y personas comprometidas en esta ardua labor, ameritan el reconocimiento a quienes han contribuido en la conservación de esta especie en vía de extinción y la mejor forma de hacerlo es divulgando aspectos técnicos, metodológicos, sociales e históricos de este largo y sinuoso proceso a través de los actuales medios de difusión.

Para esto hemos creado el presente blog que pretende contar paso a paso la historia de uno de los procesos de conservación más prolongados y persistentes desarrollados por un país, en favor de su ave emblemática nacional.

Nuestro Asesor Científico y gran amigo de la Fundación Neotropical, Miguel Barrera, nos llevará por este maravilloso viaje a través de la historia en el programa de conservación del Cóndor Andino. Aquí dejamos su perfil y esperamos aprender mucho de su experiencia:

MIGUEL BARRERA-RODRÍGUEZ

Biólogo de la Universidad Nacional de Colombia, con más de 25 años de experiencia en manejo de fauna silvestre, incluido el cóndor andino, la gestión en ecosistemas estratégicos y áreas protegidas, la educación ambiental y el trabajo con comunidades indígenas y campesinas de la región andina de Colombia.

Coordinador Regional del Proyecto Cóndor Andino Puracé (1990-1994), Coordinador Nacional del Programa Cóndor Andino Colombia (1992-1997), Coordinador de Fauna Silvestre y Educación Ambiental de CORPOCHIVOR (1997-2002), Coordinador de Ecosistemas Estratégicos de CORPOBOYACÁ (2004-2007), consultor ambiental independiente y asesor de la Fundación Neotropical (2007-2012).

Desde 2013 se encuentra vinculado con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR como articulador en la realización de los estudios para la delimitación de áreas de páramo a escala 1:25.000 (2013-2015) y el Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca Hidrográfica POMCA Río Sumapaz (2016-2019). Actualmente es biólogo asesor de la Fundación Neotropical en el tema del cóndor andino

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *